ESPAÑOL   |    ENGLISH

Hacerse un nuevo tatuaje puede ser excitante y estresante a la vez. Hay varios aspectos que intervienen en él, desde encontrar el artista adecuado hasta preparar su piel antes del turno. Sí, el cuidado de la piel es esencial. Si tu próximo tatuaje ya está cerca, acá hay algunos consejos que te van a hacer tener una mejor experiencia durante y después del proceso.

1- Tomar mucha agua y comer una buena comida

El agua ayuda a mantener tu energía alta, equilibrada y tu piel hidratada. Cuando estás deshidratado, tu piel es más delgada y seca. Por eso recomendamos tomar mucha agua la semana anterior y el día de tu turno. Hidratarte va a hacer que el proceso del tatuaje sea más fácil para los artistas y menos doloroso para vos. Comer va a evitar que te sientas débil durante la sesión.

2- Abstenerse de algunas sustancias

Antes de tatuarse conviene mantenerse alejado de los anticoagulantes como el alcohol y la aspirina. Se recomienda hacer esto al menos 24 horas antes del turno para limitar la cantidad de sangrado durante la sesión.

3- No afeitar la zona a tatuar

Afeitarse puede irritar la piel y afectar el tatuaje. Es preferible dejar el afeitado al artista, ellos usan una razuradora estéril y descartable como parte del proceso.

4- Relajar 

La sensación al tatuarse realmente depende del umbral de dolor de cada persona. La mayoría de nuestros clientes lo describen como un rasguño molesto, independientemente de la ubicación y tamaño del tattoo. Recordemos que las agujas de tatuaje son bastante finas y solo penetran en la primera capa de la piel. Lo mejor es intentar relajar el cuerpo para tener una mejor experiencia.

5- Mantenerlo cubierto

Cuando tu tatuaje esté terminado, el artista va a taparlo con Saniderm, un vendaje transparente y transpirable que lo protege. El tatuaje debe permanecer cubierto por un total de 4-5 días. Aunque el Saniderm es resistente, recomendamos abstenerse de sudar excesivamente dentro de las 24 horas posteriores al tatuaje, así como también sumergirse en un gran cuerpo de agua como en piscinas o el océano. Un nuevo tatuaje es como una herida abierta y requiere los mismos cuidados.

6- Humectar y lavar

Después de 4-5 días con el Saniderm puesto, hay que retirarlo suavemente con agua tibia. Parte del exceso de sangre y tinta puede desprenderse con el vendaje haciendo que la piel se vea arrugada y descolorida. Esto es totalmente normal así que ¡no te asustes! Después hay que lavar y humectar el nuevo tatuaje dos veces al día durante al menos 2 semanas. En Iris, damos un kit de cuidado que incluye un jabón sin perfume y una crema neutra. Es mejor no usar nada que contenga fragancia porque el alcohol seca la piel y el tatuaje.

7- Cuidarlo del sol

Siempre debemos proteger nuestra piel de los rayos nocivos del sol. Es importante hacerlo antes y después del tatuaje. Los artistas no pueden trabajar si hay una quemadura solar o si la piel se está pelando. Después del tatuaje, no hay que exponerse directamente al sol. Como el Saniderm es transparente, es necesario cubrirlo con una capa de ropa o un pañuelo. Después de las dos semanas, se puede usar protector solar. Los tatuajes de colores son más susceptibles a la decoloración cuando se exponen al sol, así que es necesario mantener la piel hidratada y protegida siempre que sea posible.

Tatuajes cicatrizados
Tatuajes cicatrizados

A medida que tu tatuaje cicatrice, se forma una costra. Esto se debe a que la piel se está regenerando para cerrar la herida. Tratá de no rascarte y en lugar de eso, podés humectar y tocar suavemente el tatuaje para aliviar la picazón.

Los tatuajes envejecerán junto con la piel. Esto es algo inevitable, sin embargo, pueden envejecer perfectamente si se toma agua con frecuencia, se hidrata la piel y se protege del sol.

Si tenés más preguntas acerca del cuidado de tu tatuaje escribinos un mail a color@iristattoo.com.ar. Nos encantaría ver cómo está tu tatuaje cicatrizado!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.